Manifiesto

¡Fuego!¡Fuego!

Al fin.

¡Fuego!

El ingenio alimenta bien las llamas. La pereza de lo mismo, sin embargo, acaba chamuscada. Hay una hoguera en la habitación que, a fuego lento, intenta transmitir lo que aquí se cuece. La energía calorífica del arte calienta motores. Y arranca. Pura combustión espontánea. Puro desplazamiento sensitivo ante un ojo que tiene hambre, ante lógicas añejas pasto de las llamas. El fuego simplifica, siempre. Elimina lo superfluo, lo carente de interés. Y lo que queda es la creación. Ese tipo de magia por el que bien merece la pena obtener quemaduras de segundo grado. ¿Ves esa Escalera? Sube.

En este laboratorio vamos a experimentar con todas las escalas de rojo. Por puro proceso de decantación sacaremos todo el material volcánico posible de una fotografía. Cambiaremos lápices por antorchas dentro de la ilustración. La arquitectura tendrá como referente “El Coloso en llamas”. La videocreación lanzará sus ejércitos contra lo ignífugo. Performances sobre las cenizas, mercadillos a lo Windsor, talleres al sol. Capa a capa, el proceso científico de la creación será deconstruído. El arte como cauterizador. La herida abierta al fin entendida. Porque la creación artística es junto al fuego el único elemento que crece al ser compartido.

No te lo pienses. No te autoinsultes con extintores que sofocan las llamas. Al fin existe un lugar donde la inteligencia renace una y otra vez. Un lugar donde todo tiende al calor de esa estrella gigante que arde llamada imaginación. Has vivido demasiado tiempo junto a la triste llama de una vela. Ahora vas a entender lo que significa soltar el aire, quitarse el corsé y escalar las llamas. Son muchas las escaleras que te prometen llevarte al Cielo. Ésta es la única que te asegura acceso directo al Incendio.

¿Hueles eso? Algo está que arde.

Escalera de Incendios

Logo Escalera de Incendios

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: